Se tensa la pelea por el revalúo inmobiliario

Nota Publicada originalmente en Mayo de 2013

La Municipalidad anunció que denunciará el revalúo de las propiedades de los barrios privados que aplicó la Provincia y que implicó subas de hasta más del 400% en el impuestos inmobiliario. Desde La Plata salieron al cruce con fuertes críticas al Intendente. Y el tema va camino a la Justicia.

La escalada comenzó el pasado 16 de abril, cuando se realizó la apertura de sesiones del Concejo Deliberante de Tigre. En medio de las tensiones que provocan los reacomodamientos políticos de cara a las elecciones de octubre, el intendente Sergio Massa salió a golpear al gobernador Daniel Scioli, con quien mantiene una relación con muchas idas y vueltas. Ese día, Massa contra el revalúo de ARBA en el distrito. Y explicó que tras esa medida en Villa La Ñata, el metro cuadrado tiene una valuación fiscal de solamente tres pesos mientras que en otros lugares como en Rincón de Milberg, en un barrio de los trabajadores de la 60, es muy superior a dicha localidad porque tras el revalúo del organismo recaudador bonaerense el metro cuadrado llegó hasta 720 pesos. “Es una situación de injusticia”, denunció. “Por ello iremos a la justicia a enfrentar la desigualdad tributaria que plantea Arba. No tiene sentido que algunos vecinos –como los que viven en el barrio la 60- paguen más de $700 y aquellos que tienen quintas con vista al río en Villa La Ñata paguen $3”, agregó. A nadie le quedó dudas: estaba comparando la casa quinta de Scioli sobre el río Luján con las viviendas de los choferes de colectivos. Y estos pagan más impuestos.

Ese día Massa anticipó que su gestión iniciará el reclamo administrativo ante la Provincia para resolver esa situación y advirtió que está dispuesto a llegar hasta la Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires en caso de no tener respuestas positivas. “Sé que todos los presidentes de los diferentes bloques políticos defenderán lo que tiene que ver con los recursos del Municipio y con la equidad tributaria –agregó-. Y vamos a defender a nuestros vecinos porque lo que no puede haber son situaciones asimétricas. Lo planteamos desde el punto de vista verbal y desde el punto de vista político. No lo entendieron, no lo aceptaron entonces ahora el planteo es administrativo y judicial”.

El Concejo Deliberante, claro, se alineó con el intendente, y aprobó un decreto para acompañar al Intendente en su reclamo por el revalúo. “Esta decisión inconsulta e ilegal del gobierno de la Provincia de Buenos Aires viola elementales principios de equidad tributaria e igualdad ante la ley, de raigambre constitucional, además de afectar a futuro, en función de la mayor capacidad contributiva que implica el revalúo, la coparticipación que le corresponde al Municipio y con ello la aplicación de las distintas políticas públicas que venimos desarrollando” , dijo el Presidente del Honorable Concejo Deliberante, Julio Zamora destacó, quien reemplazó a Massa al frente del Municipio cuando este fue Jefe de Gabinete de la Nación y quien también suena hoy como posible futuro intendente si Massa juega este año como candidato a diputado. Así, todos los bloques políticos – Frente Todos por Tigre, Acción Comunal, Unión PRO, Coalición Cívica- ARI y Unión Federal aprobaron una resolución que implica acompañar al ejecutivo con el objetivo de buscar equidad tributaria para los vecinos.

Ahí comenzaron las respuestas del sciolismo. El primero en salir a responder fue Martín Di Bella, el jefe de ARBA, quien calificó a Massa como “un ilusionista” por “manipular la realidad para confundir a la gente”. Di Bella señaló que “fue el propio Municipio de Tigre quien aprobó el plano del barrio, determinando que se trataba de una urbanización cerrada”, refiriéndose claro a Altos de Pacheco, la urbanización de la línea 60. Por ese motivo, “siguiendo la caracterización que efectuó la Intendencia, Arba le dio el tratamiento que tiene cualquier otro emprendimiento de estas características, puesto que la metodología que se utiliza para valuar a los barrios cerrados es diferente al de otras zonas urbanas”, agregó.

“Todos los valores fueron estimados a partir de un arduo trabajo de campo, y relevamientos en inmobiliarias, revistas o publicaciones especializadas que reflejan el valor real de mercado, de las cuales no puede presumirse animosidad alguna”, añadió el titular de ARBA, quien agregó que “se aplicaron nuevas valuaciones en toda la Provincia y no sólo en el municipio de Tigre. El revalúo fue explicado a los contribuyentes en diversas mesas de trabajo, y quienes participaron entendieron que las valuaciones actuales provienen de los precios de mercado aportados por las inmobiliarias, y remiten a una estructura de impuestos patrimoniales progresiva, con la que la Provincia avanzó en los últimos años para que paguen más impuestos quienes poseen mayor capacidad contributiva”.

Daniel Scioli prefirió mantenerse al margen de la discusión. Pero su gente siguió disparando munición gruesa sobre el tema. El diputado bonaerense del Frente para la Victoria (FPV) Guido Lorenzino, por ejemplo, aseguró que “el intendente miente: el error es del municipio que en su catastro esos dos barrios que él dijo que eran de trabajadores figuran como privados”.

“Hay un Tigre para la foto y otro Tigre oculto, el que esconde el fracaso en cobertura de cloacas y en otra gran cantidad de inequidades sociales que Massa no enfrenta”, agregó por su parte el subsecretario de Coordinación Gubernamental, Alejandro Rodríguez, quien se sumó a las críticas.

El funcionario sciolista de mayor rango que se refirió al discurso de Massa en el Concejo fue la ministra de Gobierno, Cristina Álvarez Rodríguez. Dijo que Massa “omitió decir en su informe que la Provincia aumentó en un 291 por ciento las transferencias de fondos al municipio, pasando de 57 millones en 2007 a 222 millones de pesos en 2013”, respondiendo así a la queja del Municipio de que hoy llega menos dinero desde La Plata. Y aquí está una de las razones de la pelea por el revalúo: en la medida que las propiedades del Municipio valen más, crece la capacidad contributiva supuesta del distrito y baja, en proporción, la coparticipación que gira la provincia. “Nosotros tenemos que poner la cara frente a los vecinos, ver cómo sube la morosidad en el ABL, porque la gente no tiene plata para todo, y encima vamos a recibir menos dinero de la provincia”, se quejan en la Intendencia.

Más allá de los planteos privados, luego de la andanada del sciolismo, quien salió a responder desde Tigre fue el secretario de Ingresos Públicos del Municipio, Daniel Chillo, quien aseguró que “no son ilusiones las 10.000 boletas de ARBA con excesivos aumentos”, apuntando a los dichos de Di Bella. A quien apuntó: “La necesidad voraz de recaudación no les permite ver que detrás de una boleta de impuesto hay un vecino”. Chillo, claro, no se refirió al aumento de las tasas municipales, que también tuvieron un ajuste sensible el último año, aunque menor, eso sí, que el que aplicó la Provincia al inmobiliario.

Desde el espacio político que lidera Massa en la provincia buscaron darle una repercusión al tema que lo sacara del enfrentamiento Tigre-La Plata. Así, el intendente de San Miguel, Joaquín De la Torre, hombre cercano al massismo, apeló a la ironía: “Nos agrada la velocidad con la que le contestan a un Intendente, ojalá fuera siempre así a la hora de darle consuelo a las víctimas del delito”, dijo. “Nosotros gastamos parte de nuestro presupuesto en responder la obligaciones provinciales incumplidas. Si no les gusta escucharnos, que cumplan con sus obligaciones”, agregó.

Al ser consultado sobre el estado de su relación con Sergio Massa, quien lo criticó durante la apertura de sesiones del Concejo de Tigre por el revalúo inmobiliario, Scioli, con el tono conciliador quie lo caracteriza respondió pidiendo “mayor colaboración y menos confrontación”.

Además, el gobernador conformó una comisión con representantes de ambos gobiernos para estudiar el revalúo fiscal en Tigre que repudió el intendente.

No Comments Yet

Comments are closed

Revista locally

REVISTA

FOLLOW US ON

Contactáte con Revista Locally