El veganismo como estilo de vida

El veganismo como estilo de vida

El veganismo se percibe como un estilo de vida que cada vez se encuentra más normalizado. Es mucho más que una simple dieta sin productos de origen animal, sino que suele relacionarse con una acción para la conservación del medio ambiente y en contra del mal trato animal.

El veganismo como estilo de vida

El hábito creció y cada año son más los adolescentes que eligen sumarse a la ola del veganismo como una forma de vida. De esta manera, Luna, estudiante de agronomía de 19, adoptó esta dieta con tan sólo 16 años, luego de atravesar algunas situaciones que hicieron evidente el mal trato que reciben los animales.

“Desde los 6 años que quería ser vegetariana”, cuenta la joven, “me daba pena que los maten para que nosotros los comamos, pudiendo vivir tranquilamente sin consumir productos derivados de ellos”.

A pesar de sus deseos, recién a los 12 años pudo hacerse vegetariana con el consentimiento de la pediatra y bajo la condición de recurrir a un nutricionista y realizarse estudios todos los años. Pero esta decisión fue tan sólo un primer paso, a los 13 años comenzó sus estudios en una escuela de agronomía y comenzó a ver con sus propios ojos el mal trato que sufrían los animales en la industria ganadera, lechera y avícola.

El veganismo como estilo de vida

“Hasta ese momento no conocía de la existencia del veganismo. Comencé a averiguar e introducirme en el tema. A los 16 años casi recién cumplidos, me senté a ver videos sobre la explotación animal e instantáneamente decidí hacerme vegana, lo cual implica no solo dejar de consumir derivados de animales, sino dejar de comprar pieles y productos que hayan sido testeados en animales, como cosméticos“, explica Luna.

Seguido, se le consultaron por las ventajas que considera que aporta el veganismo en nuestras vidas: “Una de las principales ventajas es que es una dieta antioxidante. Además, si se presta atención a la hora de reemplazar todos los alimentos necesarios para vivir, es mucho más saludable que una dieta común”, manifestó la estudiante de agronomía. Y agregó: “La carne roja está considerada cancerígeno de tipo 2 para la Organización Mundial de la Salud, ya que cada 100 gramos consumidos al día se aumentan en un 17% las probabilidades de contraer cáncer color-rectal. Además aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares y diabetes, por su nulo contenido de fibra y su elevado contenido de grasas saturadas y colesterol”.

Asimismo, cada vez se tiene más conciencia del impacto que produce la ganadería en el medio ambiente ya que esta considerado como una de las principales causas del calentamiento global, deforestación, contaminación y destrucción de ecosistemas.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Revista locally

REVISTA

FOLLOW US ON

Contactáte con Revista Locally