Homenaje a un maestro paisajista y un paisajista maestro

“El jardín es una experiencia espiritual, en la que restablecemos un contacto con la tierra que es fundamental al hombre. En mi jardín disfruto de cultivar la tierra, de mirar, oler y tocar, cosechar y descansar. Encuentro placer en acercar este disfrute a mis clientes, porque soy el más afortunado de los hombres: soy un diseñadorde jardines”. Estas palabras de John Brookes (1933-2018) son las que eligieron para despedirlo Martina Barzi y Josefina Casares, directoras de la escuela Pampa Infinita “John Brookes School of Garden Design in Argentina”, a mediados de marzo, días antes de la salida de su último libro ‘A Landscape Legacy’.

Homenaje a un maestro paisajista

Varios años ganador de medalla de oro en la exposición Chelsea Flower Show, con distintos enfoques y recursos, rasgos de su vanguardista impronta austera y funcional aún pueden verse en numerosos jardines de las exposiciones actuales, 40 o 50 años después.

Considerado uno de los paisajistas más influyentes del siglo XX, con más de 1000 jardines diseñados y construidos en distintas latitudes del planeta y una prolífica actividad docente en sus escuelas y a través de sus libros, John desarrolló y difundió ciertos principios que básicamente modificaron la forma de concebir y disfrutar nuestros espacios verdes.
Cambiar el enfoque de las prioridades del jardín, trasladándolo de las plantas a las personas, “el jardín es para la gente” resulta uno de sus pilares más fuertes y trae implícitas amplias consideraciones que van desde la noción de vivir intensamente el jardín hasta hacer una evaluación previa de cuántos recursos dedicaremos a mantenerlo. Este concepto adquiere especial vigencia en nuestro clima, benévolo para un extenso uso exterior que excede la jardinería: juego, relax, reunión y mucho más. Él fue uno de los pioneros en jerarquizar el jardín como un ambiente más de la casa, tal el título de uno de sus primeros libros ‘Room outside’.

Homenaje a un maestro paisajistaA través de sus clases y libros nos hizo reflexionar sobre la importancia fundamental de abordar nuestros jardines con diseño, para lograr ese objetivo. Diseño entendido como la forma más efectiva y estética de dar solución a las necesidades planteadas, resolver problemas y satisfacer deseos.

Diseño que necesita adecuarse a las condiciones del ambiente y geografía en donde se emplaza. Diseño como el resultado exitoso al que se arriba con una propuesta holística de aspectos teóricos, artísticos y técnicos, donde los elementos se integran en un todo coherente y superan la suma de las partes. Diseño que va alcanzando su esplendor con el paso del tiempo, una característica intrínseca de los jardines, que van madurando.

Homenaje a un maestro paisajistaDiseño que se basa en una metodología de amplia aplicación que desarrolló y enseño: el método de la grilla, marco que vincula intrínsecamente el jardín con las proporciones de la construcción a la que acompaña y nos asegura armonía, interacción y arraigo de la casa al terreno donde se implanta. Diseño que considera las plantas como un elemento más de la composición y las clasifica en “estructurales”, “decorativas”, “bonitas”, “especiales” y “de relleno” según el rol que van a desempeñar en el conjunto, para que sean funcionales al planteo proyectual.

Homenaje a un maestro paisajista

Homenaje a un maestro paisajistaDiseño que desarrolla en detalle en su manual ‘Garden Design Book’, bestseller y guía práctica, donde recorre en palabras e imágenessu curso de diseño para jardines de distintas dimensiones, urbanos y rurales.
Diseño que seguirá guiando los pasos de sus alumnos y lectores, como parte fundamental de su legado.

Por Lucila Bustos
www.odaalverde.com

No Comments Yet

Comments are closed